El Sindicato 3 de Periodistas y Afines, en conjunto con la Fetracose, manifiestan su más profundo pesar y condena por la brutal muerte del compañero dirigente sindical de AZETA, Juan Pablo Jiménez.

El presidente del sindicato 1 de la citada empresa, que ejecuta trabajos para Chilectra, perdió la vida el 21 de febrero, en extrañas circunstancias, al interior del recinto empresarial y sin testigos presenciales.

Las declaraciones iniciales de jefes de la PDI hablaron que una “bala loca”, disparada desde el exterior, ultimó a Jiménez. Sin embargo, las organizaciones sindicales, incluyendo la propia Central Unitaria de Trabajadores (CUT), a través de su presidenta Bárbara Figueroa, han exigido una investigación rigurosa antes de emitir juicios tan lapidarios. Lo propio hizo la ministra del Trabajo, Evelyn Mathei.

Marcha por el asesinato del dirigente sindical Juan Pablo Jimenez

Opiniones que los dirigentes sindicales de Copesa respaldan, porque la versión aparece aun más que extraña cuando se ha conocido que AZETA suma más de 300 denuncias por prácticas antisindicales y violaciones a la legislación laboral. Asimismo, los propios familiares de Juan Pablo Jiménez han denunciado que el dirigente había recibido amenazas de muerte.

Las organizaciones sindicales consideran de la máxima gravedad la muerte del joven dirigente y expresan su más sentido compromiso y solidaridad y pesar con su familia y con los trabajadores de la empresa demandada, toda vez que de ser ciertas las sospechas de un homicidio, estaríamos en presencia de la más grave violación a los derechos laborales y humanos en los últimos 25 años.

Por lo mismo, también nos sumamos a la petición de un ministro en visita para que dilucide este caso, que ya ha causado alarma pública y movilizaciones en distintos puntos de Santiago y del país. Además, llamamos a los trabajadores a estar atentos y unidos. A no olvidar que la unidad es la única y gran herramienta de los trabajadores para luchar por nuestros derechos y defender nuestras vidas.