Cuota MortuoriaPor Ramón Pérez M.
Secretario General Fetracose

La Federación de los Medios de Comunicación y Servicios Conexos, Fetracose, tiene entre los beneficios para sus socios, una cuota mortuoria de mil pesos ($1.000), por cada uno de los socios de esta Federación. Un beneficio que, por supuesto, nadie quiere cobrar, ya que para hacerse efectivo, tiene que fallecer el padre, la madre, un hijo o el mismo trabajador.

Sin embargo, cuando estos hechos desafortunados ocurren, el socio afectado recibe la solidaridad, cariño y comprensión de sus compañeros a través de este aporte solidario que ayuda a paliar los gastos del sepelio. A través de descuento por planilla acordado con la empresa, se les descuenta a cada socio el valor de la cuota y lo recaudado por este concepto es depositado directamente en la cuenta corriente del afectado. Estas platas no pasan por ninguna organización.

Nadie puede asegurar que en algún momento de nuestra vida nos tocará sufrir tan triste situación; todos estamos expuestos a que en cualquier minuto nos ocurra, por tanto debemos estar felices de que exista esta especie de seguro de vida para nosotros o nuestros familiares.

Cuando el egoísmo, la desconfianza, y la envidia, se apoderan de algunos que reclaman por este pequeño aporte, les preguntamos: ¿le gustaría a usted ser beneficiario? La respuesta es obvia, nadie quiere serlo pero que bueno que exista.

Este beneficio tiene una data de más de 15 años. Nació por iniciativa del Sindicato de Trabajadores N° 1 de Copesa (Producción) que luego fue copiado, porque las cosas buenas si se deben copiar, por los Sindicatos N° 2 de Administración y Ventas y N° 3 de Periodistas y Afines. Cuando se formó Fetracose, los sindicatos de Meta y Promoservice, adhirieron a este. Así son más de setecientos los socios asegurados.

Desde su inicio muchos son quienes se han visto beneficiados por este concepto, o mejor dicho, muchos han sido los desafortunados que han perdido a un ser querido. Sólo este año a la fecha han ocurrido veinticuatro eventos, entre ellos dos socios.

Yo fui uno de los desafortunados que perdí a mi madre cuando menos lo esperaba, no estaba preparado, pero ¿quién se prepara para un hecho así? El dinero que recibí me sirvió para pagar los servicios fúnebres y gracias a esta ayuda de todos mis compañeros y compañeras de Fetracose, no se agregó a mi inmenso dolor por la pérdida, una deuda que no tenía cómo solventar. Por eso estoy muy agradecido y muy contento de aportar mi granito de arena cuando otros compañeros sufren el dolor de ver partir a un ser querido. Por eso siento mucha pena cuando escucho a algún socio, que afortunadamente son los menos, solicita que este beneficio se extinga.

¡NO compañeros!, no permitamos que unos pocos egoístas destruyan lo que muchos logramos construir con tanto esfuerzo. 

 

Ramón Pérez Machuca

Secretario General de Fetracose