Desde 1951 el presidente Miguel Alemán Valdés estableció el 7 de junio como el día para “celebrar” este derecho; unos años después el presidente Luis Echeverría hace más grande esta “fiesta” e incluye la entrega del Premio Nacional de Periodismo.

Frente a la gravedad de los hechos que han ocurrido desde un tiempo a esta parte, cabe preguntarse, ¿Hay libertad de expresión en México?  Basta hojear solamente  la declaración Universal de Derechos Humanos que señala en su artículo 19 “todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”

Si bien es cierto este artículo se entiende incorporado a la Constitución mexicana, los hechos han demostrado que tal texto es letra muerta a la luz de los deleznables acontecimientos que vienen ocurriendo en contra de los trabajadores de las comunicaciones, lo que se grafica en los siguientes datos estadísticos.

93 periodistas asesinados de 2000 a abril de 2016

20 periodistas asesinados durante el actual sexenio de Enrique Peña Nieto

23 periodistas desaparecidos de 2003 a febrero de 2016

397 agresiones a periodistas sólo en 2015

 

Si bien es cierto las estadísticas nos sirven para dimensionar la gravedad y profundidad de lo ocurrido, debemos señalar que de lo que hablamos es de personas, de vidas humanas que han sido cercenadas por el odio y la violencia generada por múltiples hechos de corrupción que incluso ha comprometido  a agentes del estado Mexicano, derivando esto, de no haber una intervención profunda del gobierno, en una violación flagrante de Derechos Humanos, toda vez que el estado mexicano y su gobierno, no han hecho su tarea en la defensa de derechos  y esclarecimiento de los asesinatos cometidos en contra de periodistas y trabajadores de las comunicaciones.

Frente a este estado de situación y en solidaridad con los compañeros y compañeras periodistas y comunicadores Mexicanos, la “Federación de Trabajadores de las comunicaciones La Gráfica y Servicios Conexos, FETRACOSE”, hace llegar su solidaridad y apoyo en la lucha común por la libertad de expresión y hace votos por que desaparezca la lacra de la corrupción en vuestro país y que ha sido fuente de tanta maldad, sufrimiento y dolor de un pueblo amigo.

En síntesis, cuando nos preguntamos si hay libertad de expresión en México, puedo decir que aún existe, pero no porque el estado haya cautelado el respeto de un marco jurídico para protegerla, sino que hay periodistas y trabajadores de las comunicaciones, que en un gesto heroico, ha permitido que esta exista.