Frente a lo ocurrido en el último y reciente Congreso de la Federación Latinoamericana de Trabajadores de las Comunicaciones y la Cultura –FELATRACCS- las organizaciones con existencia real y jurídicamente sustentadas, tenemos la obligación ética de denunciar las peores prácticas del sindicalismo caudillista, que se cierne sobre nuestra América y que de no ponerlo, bajo el escrutinio de todos los sectores del sindicalismo Latinoamericano y mundial, de no hacerlo, estaremos convirtiéndonos en parte del silencio cómplice que hasta ahora ha acompañado este tipo de acciones ya que el chantaje moral de que se reviste dichas acciones, es sancionado como una práctica políticamente incorrecta por los sectores interesados, en que tal situación siga, incorporada como parte de la normalidad en el imaginario del movimiento sindical.

En tal sentido, las organizaciones que de manera seria y de cara a todos quienes quieran saber, hacemos la denuncia, aun sabiendo que enfrentaremos el chantaje moral de quienes se victimizarán ante esta denuncia y no trepidarán en levantar su dedo acusador sobre nosotros, pero así sabremos permanecer de pie, ya que nuestro sustento y fortaleza son los principios, valores democráticos y los derechos fundamentales de  los trabajadores y trabajadoras que representamos en cada uno de nuestros ámbitos de acción y por tanto no podemos ni debemos dejar sin denuncia lo que en el Congreso de la Federación Latinoamericana de Trabajadores la Cultura y las Comunicaciones Sociales, FELATRACC, ocurrió.

En el último Congreso estatutario cuya convocatoria efectuada por su Presidente, Roberto Mejía Alarcón, cuya naturaleza, aparte ser estatutaria, fue convenientemente convocada como, ordinaria y extraordinaria, se desarrolló de acuerdo a prácticas, que definiremos benevolentemente como “Sub estándar”, y que cada uno concluirá su denominación a la luz de los hechos que señalaremos:.

  1. Previo a la materialización del antes mencionado Congreso Estatutario, ordinario y extraordinario, la Presidencia de FELATRACCS, con propósitos desconocidos para la asamblea, desarrolló una serie de prácticas que finalmente darían como resultado la expulsión y/o renuncia de cuatro organizaciones que hasta ese momento formaron parte de esta, cuestión que señalaremos paso a paso para el buen entendimiento de quienes deseen conocer este verdadero modus operandi con que actuó el timonel de esta organización, mostrando la peor cara que desafortunadamente está teniendo el movimiento sindical de la región.
  2. Previo al congreso a efectuarse en Bogotá Colombia, el cual ya había sido organizado y financiado mediante proyectos de las organizaciones colombianas, se emitió una notificación desde la presidencia de FELATRACCS, indicando la destitución en el cargo de la Representante en el comité de Mujer, compañera Angélica María Rodríguez, ante la Organización mundial de Trabajadores (WOW, por sus siglas en ingles), sin ninguna argumentación plausible, más que la no entrega de un informe, que nunca fue solicitado por el señor Roberto Mejía, acto que viola el derecho al debido proceso organizacional y sindical, así como, las mínimas consideraciones a cualquier persona.
  3. Posteriormente el mismo dirigente, procedió a la expulsión de la Federación de Trabajadores de las Comunicaciones la gráfica y Servicios Conexos FETRACOSE de Chile, argumentando, insubordinación de esta, como si en el mundo sindical hubiera subordinación de unos a otros tal como ocurre en el mundo Militar. Pensamos que tal vez entendió, que la saludable discrepancia política y el trabajo de base entre organizaciones (Las expulsadas) como una insubordinación.
  4. En este mismo contexto, y frente al desconocimiento que este dirigente hizo del trabajo de las organizaciones Colombianas, con el acompañamiento del Secretario General de FELATRACCS hasta ese momento, el Círculo de Artistas de Colombia, organización fundadora de FELATRACCS, presentó su renuncia frente al atropello de que fueron víctima, cuestión que una organización con una presencia de más de 60 años en los escenario de Colombia, no estuvo dispuesta a aceptar.
  5. En esta etapa el Señor Roberto Mejía, además envió una nota en donde, por si y ante sí, decretó la EXPULSIÓN de la Federación de Trabajadores de las Comunicaciones la Gráfica y Servicios Conexos de Chile, invocando, definiciones estatutarias mediante una acción ilegitima, ya que los estatutos NO conceden en ninguno de sus artículos al Presidente, la facultad de expulsar a una organización, cuya permanencia fue aceptada y consagrada en un congreso, mediante la votación del Consejo Directivo. Esto quiere decir que en este acto nuevamente apareció la actitud dictatorial de este “respetable” dirigente.

 

Este congreso, cuyos resultados y efectos estamos narrando, tuvo en su génesis situaciones generadas, por su Presidente, tendiente a comunicar para desinformar a las organizaciones, convirtiendo este Congreso en un verdadero fraude democrático, toda vez que, de manera insólita, se permitió dejar fuera de convocatoria a la mayoría de las organizaciones que componen la FELATRACCS y por otra parte llevo al congreso, 8 dirigentes del Perú, condicionando con esto cualquier disidencia a sus intereses, lo que se suma a lo que consecuentemente señalaremos:

  1. La convocatoria de Congreso, no fue enviada a las organizaciones que en derecho pertenecían a FELATRACCS, vale decir, Fundación Al Derecho, FETRACOSE, Circulo Colombiana de Artistas, Asociación de Docentes de la Universidad de Panamá, entre otros.
  2. Junto con esto, la presidencia entabló una relación con el Sindicato N°3 de Copesa, organización chilena perteneciente a FETRACOSE, para propiciar su incorporación individual a las filas de FELATRACCS, generando con esto el conocido, pero detestable paralelismo sindical, en este caso orientado a destruir una organización nacional reconocida en la región.
  3. Por otra parte, las situaciones “Subestandar” continuaron, al instalar el “Congreso Estatutario, Ordinario y Extraordinario”, en dependencias de la CGT de Colombia, organización que cuenta con todo nuestro respeto, pero que fue utilizada, si haber sido puesta en conocimiento de la situación que se estaba viviendo al interior de FELATRACCS, cuestión que seguramente de haber sido conocidas, hubiera provocado la acción cautelosa y constructiva de los compañeros de esta central.
  4. Con todas las malas prácticas orientadas a descabezar al Comité Ejecutivo de cara al Congreso, este quedó conformado por, Roberto Mejía (Perú) Filemón Medina (Panamá) y Alejando Valdés  (México), ya que no se reconoció la presencia de Abraham Armijo Cáceres (Chile), asumiendo todos, la tesis de la expulsión, promovida, sustentada y ratificada por Roberto Mejía. Además y tal como ya lo señalamos, no se convocó al Secretario de Comunicaciones Vladimir Clavijo (Colombia) y tampoco a la Secretaria de Educación María Eugenia Penagos (Colombia), quienes  estaban en su derecho como miembros del comité ejecutivo a participar con plenos poderes en él.
  5. En el transcurso del remedo de Comité Ejecutivo, se procedió a revisar la situación de Fundación Al Derecho, organismo que aun no cumpliendo un año de pertenecía en FELATRACCS, se esgrimió como argumento, no pertenecer directamente al rubro de las comunicaciones (lo cual es falso), ya que en Asamblea General de Lima, fue aceptada en Julio de 2016 con la amplitud que generaban los estatutos vigentes para esa fecha. Esta argumentación propuesta por Mejía sirvió a un miembro Panameño del reducido Consejo Ejecutivo, para promover la expulsión de la organización del Profesor Garrit Geneteau, actual Presidente de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Panamá, cerrando con esto, una mayor presencia de Panamá en la Federación.
  6. En el marco del Consejo Ejecutivo, Mejía continuó con una mañosa interpretación, de correos privados y públicos que el Secretario General, Abraham Armijo, le hizo llegar, desnaturalizando su contenido, mediante la mentira y el engaño y bajo la impunidad que otorga un verdadero juicio en ausencia de organizaciones que no fueron convocadas.
  7. En este contexto y aun no siendo invitados ni convocados, FETRACOSE, asistió con dos miembros de su directiva, con el objeto de clarificar y allanar cualquier situación, cuestión que no ocurrió ya que la presencia de esta organización, representada por su Presidente fue totalmente invisibilizada, hasta el extremo de que el presidente de FELATRACCS, tuvo en descaro de no dejar hablar a su representante, atentando contra una de las más básicas normas de la libertad de expresión y defensa de derechos, cuestión que al parecer no está contemplada en el manual de procedimientos para el ejercicio del liderazgo de este respetable Dirigente.

En consecuencia, las organizaciones y dirigentes que acompañan esta denuncia, hacemos uso de nuestro derecho inalienable de transmitir nuestra verdad frente a la más brutal y vergonzosa actitud de uno de los más respetables dirigentes del sector de las comunicaciones, quien al parecer y por algún motivo que no nos interesa develar, ha hecho gala de las peores prácticas sindicales, amparado en la capacidad económica que le da el ser empresario de la educación en su país, pudiendo por esa vía cooptar espíritus y costear pasajes y beneficios, tal como quedó de manifiesto en el último congreso, en donde financió un consejo directivo compuestos por ocho dirigentes del Perú, un dirigente de Panamá y un dirigente de México, copando con esto cualquier posibilidad de disidencia, lo que a todas luces y solo mediante un análisis de sentido común, deja al descubierto las indeseables prácticas que como dirigentes no estamos dispuestos a aceptar, pero de manera intransigente, estamos disponibles para combatir.

Estas organizaciones que hemos sido excluidas por la acción del presidente, de FELATRACCS, hemos asumido el compromiso de fortalecernos, bajo los conceptos valóricos que la noble práctica del sindicalismo de clase demanda y por el bien del sector de las comunicaciones, esperamos fervientemente que estos sean restituidos a la brevedad en tan prestigiosa organización, lo que sin duda será cuando las prácticas desleales sean erradicadas de su seno, así como quienes se conciertan para ejercerlas

 

FETRACOSE.

FUNDACION AL DERECHO.

CIRCULO COLOMBIANO DE ARTISTAS

ASOCIACIÓN DE DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMA.