-Un semblanza de las tareas que desarrollan los compañeros a cargo de
la distribución y reparto de suscripciones de los medios impresos del
GrupoCopesa.

Por Fernando Verdugo Toro
Presidente Sindicato Meta S.A.
 

La empresa Meta S.A., integrante del holding GrupoCopesa, realiza el servicio de reparto  y distribución desde 1995. Y a contar del 13 de diciembre de 2002 cobró vida en su seno el Sindicato de Trabajadores de la Empresa  Distribución y Servicios Meta S.A., organización gremial que cobija a un porcentaje mayoritario del personal.

Al repartidor de suscripciones de los diarios y revistas que edita el GrupoCopesa (La Tercera, La Cuarta, La Hora, Qué Pasa y Paula) lo consignaremos como un trabajador atípico y abnegado, el que muchas veces sacrifica el plano familiar por la jornada de trabajo, con una rutina que comienza antes del amanecer.

El ambiente en que desarrolla  su labor es al aire libre,  a veces en situaciones muy riesgosas para su salud por las inclemencias del tiempo y para su seguridad porque además debe conducir su vehículo (moto) con exceso de carga en pisos muy inestables de rutas y caminos, lo cual es un constante peligro para su integridad física durante su jornada laboral.

La tarea de reparto comienza en dependencias de la empresa. Luego de que se trasladan los productos editoriales a puntos de acercamiento, posteriormente el repartidor recibe los diarios con sus insertos y las revistas para la entrega domiciliaria por zonas, donde está el denominado Cliente Final.

La jornada laboral comienza a las tres de la madrugada,  teniendo como plazo máximo para la entrega las 07:30 AM. Esta misión se desarrolla de lunes a viernes, jornada que fue una conquista ganada por el sindicato puesto que esta se desarrollaba anteriormente de lunes a domingo, con un día de descanso semanal.

Problemas ergonómicos

Los riesgos más visibles para el repartidor nocturno son los problemas de salud, los que les acarrean enfermedades a lo largo de su vida: alteración al reloj biológico, sedentarismo, problemas cardíacos, estomacales, traumatismos óseos y un gran estrés laboral.

Todos estos efectos en la salud físca y mental se ven reflejados en el seno familiar, por las alteraciones que conlleva tener una jornada nocturna. Muchos de nuestros compañeros descansan muy mal porque muchos continúan con jornada diurna, lo que les aumenta su carga de trabajo llegando a las 15 horas diarias  y, más encima, mal remunerados. Es el caso de los trabajadores que cumplen funciones de reponedores diurnos por reclamos en la no entrega de diarios aclientes.

El sindicato conciente de la problemática siempre está cooperando con sus asociados en  buscar más beneficios para ellos como el seguro complementario de salud, ayuda económica con bonos por licencias médicas, bonos en los meses más difíciles del año y propender el esparcimiento para mitigar en algo el pasar del trabajador de Meta
S.A.