Colombia reivindica dignidad y equidad de género en Día Internacional de Derechos Humanos

La Fundación Al Derecho desde Colombia, una organización que promueve la formación, la investigación y la defensa de los derechos humanos con equidad de Género, los derechos de las y los trabajadores, con principios de justicia y la búsqueda del bien común se pronunció en ocasión del 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. Esto luego de 16 días de activismo en el mundo desde el 25 de noviembre – Día Internacional para la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres–.

Durante esos 16 días se acompañó a mujeres y hombres que luchan por una vida libre de violencias, por la reivindicación de sus derechos y la protección  de sus condiciones laborales en una sociedad que bajo el modelo neoliberal tiende a la desprotección e individualización ideológica de las y los ciudadanos, logrando cada vez más que el beneficio colectivo se diluya bajo los esquemas  del clientelismo, la corrupción del poder económico y el poder patriarcal, que se camuflan bajo la sombra del mercado posicionando una idea, la necesidad u obligatoriedad de pasar por encima de la humanidad y los derechos del otro para lograr recibir los propios, sin apropiarse de la esfera pública como un bien común que debe protegerse  para nuestras futuras generaciones con condiciones de igualdad.  Ya que se evidencia lógicas de poder en las que aún se clasifican a hombres y a mujeres como ciudadanos de segunda o tercera categoría, por razones de ocupación laboral, credo, raza, género, orientación sexual, condición educativa, cultural o socioeconómica.

Los derechos humanos se luchan todos los días en el mundo entero y las resistencias para distintas comunidades afro, raizales, nativas, étnicas e indígenas y de las mujeres continúan.  Por ello la Fundación Al Derecho  reconoce la labor de hombres y mujeres trabajadores de la Comunicación y la Cultura en Latinoamérica que con sus columnas de opinión, cubrimiento de noticias y análisis de contenido, investigaciones entre otros, han asumido banderas por la defensa de los derechos humanos con equidad d género. Entre ellos reconocemos la labor de comunicadores como Manuel Salazar  -Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú-  y participante del pasado Congreso de FELATRACCS quien con su blog nos deja pregunta orientadora que debe continuar para el monitoreo sobre el tema de violencias contra las mujeres en el 2017, no solo para el Perú sino para todo el movimiento Latinoamericano de #NiUnaMenos y de las organizaciones Latinoamericanas que se han sumado. http://bit.ly/2gx7RVe

EL 2016 ha sido un año en el que trabajadores de la comunicación y la cultura se han sumado con mayor fuerza a la resistencia del sistema patriarcal, un sistema que ha naturalizado las violencias contra las mujeres en todas sus formas como el acoso sexual, el acoso laboral, las violencias físicas, psicológicas, verbales y económicas (entre ellas la desigualdad salarial por razones de género). Estamos creciendo en un despertar latinoamericano frente a las desigualdades, las violencias y la defensa de los derechos humanos con equidad de género.  Casos dolorosos y evidentes durante el 2016 como los femicidios  de las jóvenes argentinas en Montañitas, los casos de mujeres en el Perú en los que sus victimarios fueron absueltos casi que con ninguna pena judicial, casos en Colombia como los femcidios de Dora Lilia Galvis –en Buga, Valle del Cauc – y el de Yuliana, niña de 7 años perteneciente a una comunidad indígena, entre otros cientos de  femicidios que no han tenido eco masivo en los medios de comunicación que ha presenciado la Fundación Al Derecho en el marco de Aliadas Para la Paz en la Localidad de Mártires, barrios Santafé y Samper Mendoza en la ciudad Bogotá, por los cuales se ha convocado la marcha pública de las Jornadas Naranja por una vida libre de violencias contra las mujeres.

Así como lo ha enunciado en sus informes a FELATRACCS y a la WOW el compañero y periodista Alejandro Valdés, México se suma a las luchas para la eliminación de las violencias contras las mujeres, pues los casos siguen aumentando como los ocurridos en noviembre con el femicidio de una niña de 7 años que se suma al de dos mujeres escondidas en unas maletas en Naucalpan, Estado de México. http://bit.ly/2eZ6xI9

Reconocemos el papel que ha jugado en el 2016 la Red de Periodistas con Visión de género del Perú coordinada por la comunicadora Graciela Tiburcio quien han tomado la bandera activista por la defensa de los derechos de las mujeres. Aquí su último artículo publicado artículo del 27 de noviembre. http://bit.ly/2hg7QU3

Para el 2017 proponemos seguir avanzando en el fortalecimiento de la formación y formulación de propuestas colectivas y animamos a las Aliadas para la Paz,  La Red de Periodistas con Visión de Género del Perú, La Federación Latinoamericana de Trabajadores de la Comunicación y la Cultura -FELATRACCS- y la Organización Mundial de Trabajadores -WOW– para avanzar con investigaciones y proyectos en los que podamos generar acciones afirmativas para denunciar y avanzar en la disminución de la brecha salarial entre hombres y mujeres, la eliminación de las  distintas formas de violencias que enfrentan diariamente las mujeres entre otras grandes preocupaciones que presentan las desigualdades de género en la región de América Latina, y que socialmente son relevantes en las luchas que enfrenta el mundo, en el que las violencias contra las mujeres se incrementan nos solo en la esfera privada sino también en la esfera pública afectando el crecimiento armónico y productivo de la humanidad.

Hoy es un día en el que se entrega el premio Nobel de Paz al Presidente Colombiano Juan Manuel Santos, quien contra viento y marea posicionó un acuerdo de Paz con las una de las guerrillas colombianas -Las FARC- EP – una guerrilla que ha tenido dentro de sus filas un 44% de mujeres, y quienes deben reconocer que los crímenes contra las mujeres como botín de guerra no tienen amnistía. Acuerdo que contó con el trabajo la comisión técnica de género, y el apoyo de las plataformas nacionales de mujeres que han logrado posicionar a las víctimas como centro de este acuerdo. La Fundación Al Derecho reconoce la importancia de lo que este acto simbólico representa para Colombia, pues la paz es un derecho, sin embargo este acto deberá ir acompañado de la suma de esfuerzos que todas las organizaciones en el mundo podamos aportar para garantizar que no quede como un acto vacío,   que por el contrario sea el inicio de la construcción y  la transformación social de la región en la que se le garantice  a las mujeres  y a los hombres una vida libre de violencias patriarcales  como lo ha sido la guerra, una guerra que ha generado daños estructurales en la cultura latinoamericana y por la que todos los 365 dias del año y con mayor énfasis cada 10 de diciembre seguiremos avanzando en la suma de fuerzas  para continuar con las resistencia y desde la reciliencia (Presidencia . Fundación al Derecho – Colombia).