TVN

Desde la medianoche del martes 4 de diciembre los Sindicatos 1, 2 y 3 de los trabajadores de Televisión Nacional de Chile, TVN, resolvieron iniciar la HUELGA LEGAL como parte de su proceso de negociación colectiva al no llegar a un acuerdo satisfactorio con esta empresa autónoma del Estado.

Como Coordinadora de los Trabajadores de la Comunicación señalamos nuestro completo e irrestricto apoyo a la decisión de los 1.074 integrantes de las organizaciones sindicales de este canal de televisión, lo que representa el 76,7% de la totalidad de 1.400 empleados de esta empresa. La HUELGA LEGAL es casi la única herramienta real que poseen los trabajadores ante la inflexibilidad que demuestran los directivos de una empresa, y además con la supervisión de la Dirección del Trabajo a través de la etapa llamada “Buenos Oficios”.

Sin embargo, y pese a tratarse de un mecanismo legal, la HUELGA también es la demostración de la escasa voluntad de los ejecutivos de una empresa, perteneciente al Estado, para llegar a un acuerdo con sus trabajadores organizados y quienes han enfatizados la necesidad de debatir y acordar distintos métodos para mejorar la distribución de las ganancias que ha presentado TVN en los últimos años.

En las últimas semanas, a través de diversos foros, abiertos y digitales otros, se han escuchado y leído distintos reparos a las decisiones de la plana ejecutiva de TVN, entre ellas, el excesivo pago a distintos personajes en un docureality, las definiciones programáticas y la cobertura de sus contenidos periodísticos.

Televisión Nacional de Chile es un canal público, pese a su obligación de autofinanciamiento, y su Directorio y Presidencia Ejecutiva la definen el Congreso y el Gobierno. Por lo mismo, la actual situación laboral de sus trabajadores es una responsabilidad política de la actual administración del Presidente Sebastián Piñera, como antes lo fue de gobiernos anteriores, donde el Estado debe hacerse responsable del destino y el futuro de un medio de comunicación de carácter público, donde el pluralismo, la no discriminación y la inclusión de todas las temáticas que importan a los ciudadanos debe ser una obligación en su funcionamiento y la emisión de sus contenidos.

Lamentablemente y de forma muy soterrada, hemos conocido día a día las exigentes y poco respetuosas maneras en que los directivos a cargo de los medios de comunicación televisivos en todo ámbito hacen trabajar a distintos profesionales, con extensas jornadas laborales, bajos sueldos para quienes inician sus carreras y la inestabilidad en muchos casos. Eso no debe ser la tónica en el canal público. Por el contrario, debería dar el ejemplo en la forma en que desarrolla sus relaciones laborales con sus trabajadores. Hacemos un llamado a los directivos de TVN a cumplir y abrirse a la negociación, con una pronta respuesta a las exigencias de los trabajadores, quienes seriamente, en los últimos meses, diseñaron una propuesta de contrato colectivo que no sólo diera cuenta de sus necesidades salariales y sociales, sino que además se preocupara de una re-distribución de los réditos que esta empresa ha tenido y la forma de emitir sus contenidos tanto en materia periodística, como en entretención.

COORDINADORA DE TRABAJADORES DE LA COMUNICACIÓN

Santiago, 04 de diciembre de 2012