La Federación de Trabajadores de las Comunicaciones, la Gráfica y Servicios Conexos está de cumpleaños. Y aunque sus dos cortos años, cumplidos el domingo 14 de agosto, la sitúan recién en el comienzo de su existencia, ha protagonizado eventos de suma importancia para el devenir de la estructura sindical de los trabajadores de Copesa, incluyendo dos positivas negociones colectivas  (Sindicatos 2 y 3, primero y luego el Sindicato 1).

Pero, lo más importante, es que nuestra Federación  ha comenzado a marcar presencia fuera de las fronteras del país y se ha catapultado al mundo, con su afiliación a la FELATRACS (Federación Latinoamericana de Trabajadores de la Comunicación Social), a contar del pasado.

Fetracose nació en agosto del 2009 para sumar y unir a los trabajadores de cinco sindicatos del Grupo Copesa: los tradicionales 1, 2 y 3, más los de Promoservice y Meta. No hay que ser un especialista para entender que 800 son y pesan más que 140.

No en vano San Alberto Hurtado, que marcó un hito en la historia social del Chile en la primera mitad del siglo pasado, en su afán constante de defensa y dignidad de los desposeídos y postergados, lanzó su mítica sentencia: “Si el trabajador quiere tener participación, no tiene más que un camino: unirse a sus compañeros de trabajo”. Es exactamente el sentido de la sindicalización. Es lo que hemos hecho en Copesa a poco de su génesis y es lo que hemos robustecido con la fundación del gran logro que significó la Fetracose, cuya importancia sólo un miope podría ignorar.

Nuestra federación se encuadra así, en otra de las tantas realizaciones cristalizadas por las generaciones de dirigentes de esta empresa, con el respaldo siempre valioso de sus compañeros de trabajo. Ideas que se convirtieron en semillas y de cuyos frutos gozan hoy la gran mayoría de lo que integran el ahora GrupoCopesa.